Contacta a deneto

  • Escribeme aquí
  • mensajes de esperanza y vida

    Razones para no consumir carne de cerdo

    Razones para no consumir cerdo

    Razones para no consumir cerdo
    Existen varias razones bíblicas, medicas y científicas por las cuales la carne de cerdo no debe
    ser consumida.



    1.Experiencia y experimentos:
    “Durante la segunda guerra mundial en la famosa campaña del norte de Africa bajo
    el mando del Mariscal Rommel, se enfermaron muchos soldados alemanes de
    "úlceras tropicales". Estas eran fétidas ulceraciones de las piernas que realmente
    los inutilizaban para la lucha. La permanencia en lazaretos era larga y finalmente
    debían ser trasladados a zonas de clima más benigno.


    Después de agotar todas las medidas terapéuticas ortodoxas se pensó que quizás
    la alimentación de la tropa tenía algo que ver con este penoso asunto. Los nativos
    no las presentaban y comparativamente lo único que no consumían era cerdo.
    Se procedió a eliminar de la dieta dicho alimento y las lesiones desaparecieron
    prácticamente desde ese mismo instante.


    Muchos supondrán que dichos efectos del cerdo son solo en las fritangas, costilla,
    chuleta, bola de pierna, lomo etc., pero el jamón, la mortadela, la manteca,
    el tocino y los productos ahumados también ejercen un efecto deletereo para la salud.


    Muchos se equivocan con el cerdo por que el consumo de productos frescos del
    puerco suele desencadenar afecciones de tipo agudo tales como apendicitis,
    sinusitis, colecistitis y cólicos biliares, catarros intestinales, gastroenteritis con
    cuadros clínicos similares al tifo y al paratifo; también eczemas agudos, forúnculos,
    abscesos de glándulas sudoríparas y otros muchos más. Sin embargo, al observar
    por muy largo tiempo a los degustadores de salsichas de todo tipo, incluso salami,
    que también tienen componentes porcinos, no pude observar las citadas dolencias,
    pero las consecuencias les llegan



    En un experimento llevado a cabo por varios años se e resolvió alimentar animales
    en forma estrictamente experimental. Se compró toda una población de ratones blancos
    y el resultado lo publicado en 1955 en un libro llamado: "Homotoxinas y Homotoxicosis,
    bases para una Síntesis de la Medicina". Editora AURELIA VERLAG, Baden Baden.
    Los ratones alimentados con carne de cerdo presentaron una tendencia hacia el canibalismo.
    Después de algunos meses, particularmente después de un año, la incidencia de cáncer en
    diversas partes del cuerpo aumentó considerablemente, la presencia de dermatopatías se
    hizo también muy frecuente. Los ratones alimentados normalmente también enfermaron,
    pero la aparición de cáncer y de enfermedades mortales era mucho menor y el canibalismo
    igual a cero.

    Con otros informes acerca de los efectos tóxicos de la carne porcina en animales pude
    redondear mejor la visión de conjunto. Perros Boxer, por ejemplo, si se les dá carne de
    cerdo enferman de eczepruriginosis y viven mucho menos en promedio, pues las enfermedades
    internas y la sarna que los invade suelen ser malignas y precoces. Lo mismo se afirma de
    animales de circo, especialmente de leones y de tigres, a los cuales si se los alimenta con
    cerdo se vuelven perezozos y obesos, presentan epistaxis e hipertensión y el propietario de
    un criadero de truchas las vió morir en cuestión de días por haberlas alimentado con fino
    picadillo de carne de puerco.(1)



    2. El parasito del cerdo:
    La carne de cerdo ha sido señalada como responsable de infección por Taenia solium y Trichinella
    spiralis
    , parásitos que se alojan en el cerebro, músculos y otros órganos, causando grave daño.


    “La cisticercosis se presenta cuando la larva de Taenia solium (cisticerco) se instala en diferentes
    tejidos. En el humano la enfermedad grave ocurre cuando la bacteria se aloja en el sistema
    nervioso central (cerebro y médula espinal), lo que se conoce como neurocisticercosis”,
    refiere la Dra. Edda Sciutto Conde, investigadora del Departamento de Inmunología del
    Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIB) de la Universidad Nacional Autónoma de México
    (UNAM), en la capital del país.


    “Respecto a la triquinosis, cabe destacar que las larvas del parásito atraviesan la mucosa intestinal,
    alcanzan vasos sanguíneos o linfáticos (canales diminutos que transportan células de defensa
    en un líquido llamado linfa) y llegan a cavidades del corazón y pulmones. Por medio de la
    circulación arterial se dirigen a cualquier órgano o tejido, en especial músculos con gran
    actividad, aunque también pueden invadir cerebro y globos oculares”, indica el Dr. Jorge
    Tay-Zavala, quien se desempeña como jefe del Laboratorio de Parasitología del Departamento
    de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de la UNAM, también en la
    Ciudad de México.


    La cisticercosis por Taenia solium afecta tanto al humano como al cerdo; en el primero ocurre
    por ingesta de alimentos contaminados y mal cocidos, y debido a los malos hábitos de higiene
    de las personas que procesan y preparan comida.


    A su vez, la enfermedad afecta a los cerdos que se crían en condiciones insalubres y se
    alimentan con desperdicios (que incluyen materia fecal humana). En medios rurales y cada
    día más en urbanos, se practica extensamente el fecalismo al ras del suelo (deposición de
    excretas al aire libre), lo que aunado a los hábitos coprófagos (consumir heces) del cerdo,
    favorece de manera importante el ciclo de vida de dicho parásito.

    De acuerdo con la Dra. Sciutto Conde, Taenia solium presenta tres diferentes estados de desarrollo:
    adulto (gusano o tenia), larvario (cisticerco) y huevo “Cuando el humano o el cerdo los ingiere,
    estos huevos pueden desarrollarse al estado de cisticerco o larva causando la enfermedad
    llamada cisticercosis. El ciclo de vida del parásito se completa cuando el hombre come carne
    de cerdo con cisticercos y éstos se desarrollan al estadio de gusano adulto”, explica la
    investigadora.


    El cisticerco se aloja principalmente en el sistema nervioso central, ojo y tejidos muscular y
    subcutáneo. Al estar presente en el encéfalo o cerebro causa neurocisticercosis, enfermedad
    que se caracteriza por amplia diversidad de síntomas, mismos que dependen del número de
    larvas instaladas, localización y estado inflamatorio que genera la presencia del parásito en
    este lugar.


    “Llama la atención que a pesar de la vulnerabilidad del compartimiento en el que se desarrolla
    el cisticerco (es decir, sería relativamente fácil hacerle daño), aproximadamente 20% de los
    afectados no presentan signos que ameriten consulta médica y se diagnostica en forma
    casual”, comenta la Dra. Sciutto Conde.


    Y agrega que en la mayoría de los casos se presentan intenso dolor de cabeza, convulsiones,
    crisis epilépticas y trastornos en la conducta. “De hecho, la neurocisticercosis es una de las principales
    causas de enfermedad neurológica en humanos, tanto en México como en otros países de América
    Latina, Asia y África”.


    Cuando el humano se infecta, la enfermedad se manifiesta en tres fases
    cuya severidad depende del número parásitosingeridos:


    Intestinal. Inicia a las 24 horas de la infección y es causada por la fijación
    de parásitos hembras, así como la penetración y movimiento de las larvas
    en la mucosa intestinal. Lo anterior ocasiona dolor abdominal, náuseas,
    vómito, dolor de cabeza, transpiración y malestar general, cuadro que
    semeja el de intoxicación alimentaria aguda.


    Migración o invasión a músculos. Las larvas circulan por vía sanguínea y
    pueden llegar a vasos capilares (vías sanguíneas) estrechos en los diferentes
     órganos y tejidos. Por movimiento activo, aquéllas los rompen y migran
    hasta que son atrapadas por la reacción inflamatoria producida en torno a
    ellas, lo que ocasiona edema (acumulación de líquido, que es más notable
    en rostro y párpados), fiebre, sensibilidad a la luz, conjuntivitis
    (inflamación y enrojecimiento de la conjuntiva o tejido blanco del ojo)
    y dolor muscular.

    Tienen preferencia por los músculos pobres en glucógeno (tipo de azúcar
    empleado como alimento de reserva) pero con gran actividad;
    sin embargo,pueden invadir el encéfalo, corazón, pulmones y globos oculares.
    En consecuencia, llegan a ocasionar alteraciones cerebrales, convulsiones,
    dolor de cabeza, vértigo, insomnio, irritabilidad, inflamación en el músculo
    cardiaco, problemas respiratorios, decaimiento generalizado y pérdida
    de peso.


    De estado. Se presenta cuando las larvas ya se han establecido y formado
    quiste en los músculos. El síntoma dominante es dolor, que se exacerba
    (incrementa) al practicar ejercicio, sobre todo cuando los parásitos mueren
    debido a la reacción inflamatoria.



    3.Enfermedades del cerdo:

    a)Escrofulosis:
    La escrofulosis que se presenta en los niños, caracterizada por inflamación de glándulas y ganglios.
    Estos últimos se descomponen literalmente y terminan formando fístulas.
    Se llegan a constituir en verdaderos paquetes ganglionares especialmente en
    el cuello, de tal modo que los niños toman un aspecto de cerditos
    (scropha = la marrana, scrophula = su cerdito).

    Posiblemente se quiso, al dar este nombre, subrayar la enfermedad y su causa.


    Las madres hoy en día arreglan fácilmente la lonchera de los niños para el colegio
    pues el jamón y los perros son plato obligado de estos pequeños seres, quienes
    desde la más temprana infancia tienen que vérselas con la patología suis. Niños
    con glándulas y ganglios que nunca se desinflaman, niñas con flujos hediondos
    desde la más tierna edad, seres pequeños plagados de infecciones aparentemente
    virales y a quienes "todo se les inflama" están atiborrando los consultorios de los
    pediatras. Ni qué decir acerca de las "alergias".


    b)Tuberculosis:
    Se manifiesta preferencialmente después de supresiones medicamentosas
    de fiebre. A una edad ya más avanzada, especialmente después del tratamiento
    de resfriados con salicilatos, pirazolonas y otras medidas supresoras de la
    fiebre se observa el así llamado "infiltrado eosinofílico" de los vértices
    pulmonares.
    Al disolverse esta fase de impregnación (vicariación regresiva en sentido
    de la Homotoxicología)se nos presenta la caverna o fase de reacción y en ella,
    dadas las condiciones adecuadas, se forma la tuberculosis pulmonar abierta.
    De esta manera intenta el organismo eliminar la toxicosis generalizada.
    La alopatía mata con estreptomicina los bacilos de Koch que viven como
    saprofitos en una caverna que ellos nunca construyeron, sin tener en cuenta
    la situación tóxica causal, que vista biológicamente, sería de primerísima
    necesidad corregir. A nadie hasta ahora se le ocurrió pensar que nos
    hallamos ante una lesión de origen alimenticio
    la cual debido a una terapia no biológica se convirtió en una patología
    iatrogénica.



    c) Adicción:
    Aquellos seres humanos que se acostumbraron a consumir esta carne llegan a
    ser prácticamente adictos a ella. Basta oír las protestas de los enfermos
    cuando, en vistade sus dolencias crónicas, me resuelvo a prohibírsela
    .

    El siquiatra Dr. W.HOFFMANN de Mannheim examinó el asunto y llegó
    a la conclusión
    de que la inmensa mayoría de los consumidores de cerdo analizados por él,
    cumplían a cabalidad con las condiciones para considerarlos adictos.

    ¿Existe pues la adicción al cerdo ? Los porcinómanos encuentran toda
    clase de
    disculpas para comer puerco. Rechazan enfáticamente la culpabilidad del
    animalito  en sus dolencias y justifican su menú con toda clase de razonamientos,
    al igual que
    fumadores y bebedores. A quienes se han podido liberar de la afición a a carne
    porcina termina ésta produciéndoles asco y la reconocen si alguna vez
    equivocadamente la sirven en su plato. Algo similar ocurre con aquellos ex-fumadores
    que de pronto huelen un cenicero trasnochado.


    d)gripe porcina:
    Es un factor tóxico de gran importancia. Según el profesor SHOPE del Instituto
    de Investigaciones Virales de Londres, alcanza a pasar todo el verano en los
    pulmones del cerdo y prácticamente se le encuentra elaborado en embutidos y
    salchichas. Quien  coma de esta carne logra adquirirlo. Una vez en el cuerpo migra,
    según el Profesor
    LETTRE, al sitio de su pertenencia biológica, es decir, el tejido conectivo pulmonar,
    en donde permanece en estado de eclipse (de invisibilidad) hasta que le llegue una
    propicia oportunidad para su reproducción, por ejemplo, en primavera cuando hay
    carencia vitamínica, pobreza de sol y resfriados. Brotan entonces las epidemias de
    gripe viral.


    4.Sustancias nocivas de la carne de cerdo:


    a)La grasa en el cerdo

     En el puerco la grasa se encuentra intra-celular, mientras que en otros
    animales (res, carnero) está fuera de la célula, en el tejido conectivo.
    En una que otra res muy
    vieja pueden hallarse pequeñas cantidades de grasa dentro de la célula,
    en tanto que en el cerdo el porcentaje es bien alto.

    Las macro-moléculas están cargadas de colesterol y juegan su papel en
    la hipertensióny en la arteriosclerosis. Se las considera factores adicionales
    en el infarto del miocardio y en las coronariopatías, en las afecciones circulatorias
    de la periferia especialmente en combinación con nicotina


    La carne de cerdo contiene mucho azufre. Esto se comprueba en los
    experimentos de putrefacción y descomposición en los cuales el azufre de los tejidos se degrada.
    Se le nota por su penetrante fetidez (H2S). Experimentos diferenciados de putrefacción con
    carne de cerdo, de res y de carnero dieron a conocer que la que tiene el menor
    contenido  de azufre es la de carnero. Los recipientes con cerdo tuvieron que ser
    retirados del cuarto a los pocos días pues su hediondez era simplemente insoportable.
    La carne de res se acidificó pronto pero no hedía ni la cuarta parte. La carne de carnero
    aún  después de tres semanas apenas si comenzaba a mostrar signos de putrefacción



    b)El  cerdo y el alzheimer  o demencia

    Hace poco me escribió un amigo llamado Guillermo,  refiriéndome  sobre el cerdo: “El consumo de esta especie animal produce en el organismo una transformación de su proteína generando los llamados priones. El prion como se sabe es la fuente del mal que produce la enfermedad de la vaca loca. Esto sucede con los seres humanos al consumir el cerdo produciendo perforación en el cerebro de manera que quienes la consumen pueden llegar a desarrollar enfermedades como Alzheimer o enfermedades de este tipo y a su vez demencia”
    Un prion o prión es una partícula infecciosa  formada por una proteína denominada priónica, que produce enfermedades neurológicas degenerativas transmisibles tales como la tembladera, etc.
    En los animales, las enfermedades asociadas a los priones originan descoordinación en los movimientos, ceguera o la muerte. Las más conocidas son la Encefalopatía Espongiforme Bovina (enfermedad de las vacas locas, registrada por primera vez en el año 1984), causada por la alimentación suplementaria del ganado vacuno con restos ovinos y caprinos que ya presentaban la enfermedad). Otra enfermedad manifestada en animales es el Scrapie (en ovejas y cabras), que no se transmite a los seres humanos pero sí a los vacunos, capaces de transmitir la enfermedad a los seres humanos




    5. Argumentos bíblicos:

    a) La orden divina:

    Dios en su infinita sabiduría sabia que la carne de cerdo no era apta para el consumo humano
    y cuando por causa del diluvio permitió que el hombre consumiera algunas carnes
    estableció una separación entre las limpias y las inmundas o sucias y el cerdo se
    encuentra entre los señalados como inmundo y no aptos para el consumo humano
    por no cumplir con los dos requisitos esenciales: rumiar y tener pezuña hendida.


    El cerdo tiene pezuña hendida pero no rumia razón por la que la biblia lo clasifica como
    inmundo y no apto para el consumo humano.


    Levítico 11:7 También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, pero no rumia,
    lo tendréis por inmundo.


    De todos los animales prohibidos el cerdo era considerado el más inmundo y para
    un judío cuidar o criar cerdos era rebajarse a los más bajo, dicho trabajo solo se lo
    dejaban a los esclavos.


    b) Llamados a cuidar nuestro organismo:
    Los principios establecidos por Dios para los que le aman y escogen servirle es para
    que no consuman alimentos que podrían dañar sus cuerpos.


    Dios ha establecido en su palabra que nuestro cuerpo no nos pertenece y que es
    propiedad de él
    ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?
    Si alguno destruyera el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois
    vosotros, santo es” (1cor 3:16,17) “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo,
    el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados
    por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.
    (1cor 6:19,20).
    La biblia no llama a que si comemos o bebemos lo hagamos para la gloria de Dios(1cor 10:31
    ) y la única forma cómo podemos hacer algo para la gloria de Dios es obedeciendo su palabra



    c)condenación al consumidor de cerdo:
    Es impresionante la forma como la Biblia expresa condena especialmente contra los consumidores
     de la carne de cerdo, cosa que no hace tan frecuentemente como con otras carnes clasificadas
    como inmundas en Levítico 11


    Isaías 65: 3,4 pueblo que en mi rostro me provoca de continuo a ira, sacrificando en huertos, y
    quemando incienso sobre ladrillos; que se quedan en los sepulcros, y en lugares escondidos
    pasan la noche; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas;



    Isaías 66:17Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que
    comen carne de cerdo y abominación y ratón, juntamente serán talados, dice Jehová.



    6. Testimonios inspirados

    El cerdo es especialmente condenado

    693*. Dios os ha dado luz y conocimiento, que según habéis profesado creéis
    que provienen directamente de él. Esa luz os enseña a negaros a satisfacer
    el apetito. Sabéis que el uso de carne de cerdo es contrario al expreso mandato
    del Señor, no porque él deseara manifestar especialmente su autoridad, sino
    porque esa carne sería dañina para los que la consumieran. Su empleo haría
    que la sangre fuera impura, de manera que la escrófula y otros humores
    corrompieran el sistema, y todo el organismo sufriera. Especialmente los finas
    y delicados nervios del cerebro se debilitan y su función se entorpece de tal
    manera que las cosas sagradas no se disciernen, sino que se colocan en un
    plano inferior con las cosas comunes.


    694*. En los tejidos del cerdo hormiguean los parásitos. Del cerdo dijo Dios:
    "Os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos" (Deut. 14:8).
    Este mandato fue dado porque la carne del cerdo es impropia para servir de alimento.
    Los cerdos se alimentan de desperdicios, y sólo sirven para este fin.
    Nunca, en circunstancia alguna, debería ser consumida su carne
    por los seres humanos.


    695*. El cerdo, aunque constituye uno de los artículos más comunes
    del régimen alimenticio, es uno de los más perjudiciales.
     Dios no prohibió que los hebreos comiesen carne de cerdo únicamente para
    mostrar su autoridad, sino porque no era un alimento adecuado para el hombre.
    Llenaba el organismo con escrófula, y especialmente en ese clima cálido producía
    lepra y diversas clases de enfermedades.

    La influencia sobre el organismo en ese clima era mucho más perjudicial que en
    un clima más frío.
    Pero Dios nunca se propuso que se consumiese cerdo en circunstancia algun
    a,
    Los paganos consumían el cerdo como alimento, y el pueblo norteamericano ha
    utilizado abundantemente el cerdo como un importante artículo de alimentación.
    La carne de cerdo no sería agradable al paladar en su estado natural. De modo
    que se la torna apetecible condimentándola abundantemente, lo que hace que
    una cosa mala se torne peor. La carne de cerdo, por encima de todas las demás
    carnes, pone la sangre en mal estado. Los que consumen carne de cerdo en
    abundancia no pueden evitar estar enfermos. Los que hacen mucho ejercicio al aire
    libre no se dan cuenta de los efectos perjudiciales de la carne de cerdo como
    los que viven en los edificios, y cuyos hábitos son sedentarios y su trabajo es
    mental.


    Pero el consumo de carne de cerdo no daña únicamente la salud física.
    La mente es afectada y la delicada sensibilidad queda embotada por el uso
    de este tosco alimento. Es imposible que la carne de ninguna criatura viviente
    esté sana cuando la inmundicia constituye su ambiente natural, y cuando se
    alimenta de toda clase de cosas detestables. La carne de cerdo se compone de
    lo que éste come. Si los seres humanos ingieren su carne, su sangre y su carne
    quedarán corrompidas por las impurezas que recibirán a través del cerdo.


    El consumo de carne de cerdo ha producido escrófula, lepra y humores cancerosos.
    El consumo de carne de cerdo continúa causando el sufrimiento más intenso a la humanidad.

    (Consejos sobre régimen alimenticio, pag 468-470)



    Referencias:
    1. mailxmail (salud. carne de cerdo. Cap2)
    2. saludymedicina.com (cisticercosis y triquinosis causan daño cerebral)
    dra. Karina Galarza Vásquez

    3.santa Biblia, reina valera
    4.Consejos sobre regimen alimenticio


    Temas de adoración
    Temas sobre la trinidad
    Respuesta a apostatas
  • Reformistas
  • Profecías.com
  • Verdadasd
  •  


    LuX Design, visit Netmeter

    => ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=