Contacta a deneto

  • Escribeme aquí
  • mensajes de esperanza y vida

    historia de la trinidad en la iglesia adventista

    Historia  de la  trinidad  en la IASD


      La doctrina de la trinidad es una de nuestras doctrinas distintivas y esta se encuentra fundamentada en la Palabra de Dios.

    Durante los últimos años la doctrina de la trinidad ha sido atacada y se ha pretendido decir que no siempre creímos en ésta y que nuestros pioneros se opusieron a ella grandemente, pero un estudio cuidadoso de sus escritos y de la historia de la doctrina de la trinidad en nuestra iglesia nos mostraran  que esta doctrina siempre estuvo allí y siempre fue enseñada y creída por los pioneros.


    Dice la Biblia hechos 20: 28-30
    " por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos"

    Esta es una clara advertencia bíblica ante el levantamiento de lobos en el seno de la iglesia que vendrían y enseñarían cosas ajenas a ella y que arrastrarían tras si a muchos.

    Durante estos últimos años dentro de la iglesia se ha levantado un movimiento antitrinitario argumentando falsos conceptos tomados de algunos escritos de los pioneros de la iglesia y aun del mismo espíritu de profecía; fuera  de su contexto, para desmeritar al Espíritu Santo y colocarlo a un niel inferior como si no fuera una de las tres personas de la trinidad.

    Es cierto que que algunos pioneros de la iglesia escribieron conceptos aparentemente contra la trinidad, pero para entender cuál es el sentido de lo que ellos dijeron, y a que trinidad se referían debemos tener en cuenta algunos aspectos como:

    1.Fueron hombres débiles y a lo que ellos se opusieron fue a la trinidad enseñada por la iglesia católica romana de  tres seres  porque  algunos  de  ellos  venían de  iglesias  que no  reconocían la  divinidad  de Jesús


    2. Los diferentes pensamientos de ellos se deben es a que provenían de diferentes denominaciones,  algunas  trinitarias  y  otras  que  negaban la divinidad  de Jesús  como  un ser Eterno   e  igual  al Padre


    3.La verdad es progresiva y de un solo golpe ellos no podían asentar todas sus creencias sino a medida que lo revelaba es Espíritu Santo”


    La  trinidad  a la  que se  opusieron:


    Al estudiar los escritos de los pioneros adventistas algunos de ellos no se oponían a la trinidad adventista tal como la concibió Ellen White y en la que creemos hoy día basados en las Escrituras.

    Entre los años 1855 y 1877, durante esos 23 años en la Review and Herald solo se escribieron seis artículos en los que los pioneros hablaron contra la trinidad católica que durante ese tiempo también había estado pasando por momentos difíciles por los conceptos de algunos teólogos.

    Los pioneros se opusieron a la trinidad católica de ese entonces que enseñaba  la  existencia de  tres  seres,  reconociendo  a Jesús  como  una persona  distinta  y  Eterna  igual que  el  Padre,  pero  los pioneros  traían  de sus  iglesias  el concepto  de que  Jesús  no era  igual  al Padre.



    1. El caso James White


    Debemos tener en cuenta que José Bates y James White habían sido miembros de la iglesia conexión cristiana, que rechazaba la doctrina de la trinidad
    Jaime White era pastor ordenado de esa iglesia. Cuando él y Bates se unieron al movimiento adventista, continuaron manteniendo la visión antitrinitaria que habían  aprendido en su denominación anterior en la que creían  que Jesús  no  era  un ser igual  al  Padre.


    En 1852, él escribió que Cristo no era la misma persona que Dios el Padre, como lo enseñaban los Trinitarianos. Él rechazó “el antiguo absurdo Trinitariano”, que “Jesucristo es el verdadero y eterno Dios” (RH, 5 de Agosto de 1852).
    De tal manera que no debiera haber malos entendidos en cuando a esa declaración, porque  él  estaba  emitiendo  un concepto  de  la  postura  creída  y enseñada  en su  iglesia  anterior(iglesia  conexión cristiana)

    En el año siguiente James lo aclaró reafirmando su plena creencia en la divinidad de Cristo (RH, 8 de Septiembre de 1853; también en la RH, 12 de Octubre de 1876).

    En 1877, James publicó un artículo titulado, “Cristo igual con Dios” (RH, 29 de Noviembre de 1877). Él mencionó su plena creencia en la divinidad de Cristo nuevamente, cerca del fin de su vida (RH, 5 de Julio de 1880).

    Como podemos notar james White no se oponía a la trinidad adventista de tres  seres,  se  oponía  a la divinidad  de  Jesús,  pero  al  año  siguiente  y  en sus escritos posteriores cambió  el  concepto  y  reconoció  a  Jesús como  Dios.


    1846, Jaime White se refirió al “viejo credo trinitariano antiescriturístico, de que Cristo es Dios eterno”.
     Pero en 1876 escribió que “los adventistas del séptimo día mantienen la divinidad de Cristo tan semejantemente a los trinitarianos, que no tenemos acusación aquí”.
     Un año después, declaró su creencia en la igualdad del Hijo con el Padre y condenó toda visión errónea que “hiciese a Cristo inferior al Padre”.
    La forma como los espiritualizadores han vendido o negado al solo Señor Dios y nuestro Señor Jesucristo es primero usando el antiguo y no bíblico credo Trinitario, es decir, que Jesucristo es el Dios eterno, aunque no tienen ni un pasaje para probarlo, mientras que tenemos abundantes testimonios de la Escritura de que es el Hijo del Dios eterno (The Day Star, 24 de Enero, 1846)

    El aserto de que los dichos del Hijo y sus apóstoles son los mandamientos del Padre, está tan lejos de la verdad como la antigua absurdidad trinitaria que Jesucristo es el gran y eterno Dios (Review and Herald, Vol. 3, N 7, p. 52, párrafo 42; 5 de Agosto de 1852).



    Jesús oró para que sus discípulos pudieran ser uno como él era uno con su Padre. Esta oración no contemplaba un discípulo con doce cabezas, pero doce discípulos, hechos uno en objeto y esfuerzo en la causa de su maestro. Ninguno, el Padre y el Hijo son partes del triuno Dios. Ellos son dos distintos seres, aunque uno en el diseño y cumplimiento de la redención (Life Incidents, p. 343, 1868)


    La inexplicable Trinidad que hace la Deidad tres en uno y uno en tres, es muy mala; pero el Ultra Unitarismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. Pudo Dios haber dicho a un inferior, <Hagamos al hombre a nuestra imagen>? (Review and Herald, 2de Noviembre, 1877)

    Al final de su  vida  terminó  reconociendo la  divinidad  de Jesús  a  la que  anteriormente  se había  opuesto.


    b)El caso de Undertwood:

    Analicemos el caso de underwood, quien escribió contra la trinidad y luego al conocer la revelación divina por medio de Ellen White este hombre recapacito y cambio su concepto sobre el Espíritu Santo:


    R. A. Underwood, presidente de la Asociación de Ohio, es un ejemplo claro de lo que sucedió con muchos de los pioneros de la Iglesia Adventista. Como la mayoría de ellos, sostenía una visión semiarriana de Cristo, con un subordinacionismo marcado. Así, en un artículo que escribió para la Adventist Review del 13 de agosto de 1889 [Adventist Review 13-8-1889], titulado “La obra de Cristo”, representó muy bien esta visión subordinacionista, declarando: “Cristo reconoce y siempre reconocerá que todo lo que es, es de su Padre, y a él siempre estará sujeto”  Christ and His Work].

    No obstante, Underwood fue uno de los primeros en comprender el desarrollo que se había dado en el concepto que Elena de White tenía de la Divinidad. El mismo año en que ella publicara en El Deseado de todas las gentes esta cita acerca de Cristo: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra. ‘El que tiene al Hijo, tiene la vida’. La divinidad de Cristo es la garantía que el creyente tiene de la vida eterna” (p. 489) y afirmara que el Espíritu Santo es ”la tercera persona de la Divinidad” (p. 625)
     Underwood cambió su posición.

    Así, en un artículo que apareció en la Adventist Review del 17 de mayo de 1898 [Adventist Review 17-5-1898], titulado “El Espíritu Santo, una persona”, él declaró contundentemente:

    “Me parece extraño, ahora, haber creído que el Espíritu Santo es solo una influencia, en vista de la obra que realiza. Pero queremos la verdad porque es la verdad, y rechazamos el error porque es el error, sin importar la posición que hayamos sostenido en el pasado, o cualquier dificultad que podamos haber tenido, o podamos tener ahora, cuando vemos que el Espíritu Santo es una persona [ The Holy Spirit a Person].

    Además, agregó: “es el plan de Satanás destruir toda fe en la personalidad de la Divinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.

    ¿Cómo llegó Underwood a considerar que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Divinidad? Él lo deja en claro al citar el manuscrito de “Special Testimony” n° 10 de Elena de White de 1906, donde ella misma declara que el Espíritu Santo es “la tercera persona de la Divinidad”.



    c)El caso Urias Smith:

    Originalmente, Urías Smith y otros enseñaron que Cristo era el primer ser creado. Pero posteriormente, adoptó la posición de que Cristo era unigénito no creado.


     Escritos de los pioneros contra la trinitarismo en una sola persona

    Los pioneros adventistas lucharon contra el concepto de una sola persona que se manifestaba de tres formas, el cual es el mismo concepto de los pentecostales hoy día que dicen que solo existe Jesús y que él es gran Dios y no hay Padre y no hay Espíritu Santo como otras personas sino que son el mismo Jesus.

    Ese mismo concepto era el que sostenían algunos teólogos católicos de la época y a la que los pioneros se opusieron:


    “[Hablando de la doctrina del Dios Triuno]: Que una persona sea tres personas, y que tres personas son solamente una persona, es la doctrina que nosotros decimos que es contraria a la razón y al sentido común … Nuestro Creador lo ha hecho un absurdo para nosotros, que una persona sea tres personas, y que tres personas sean una persona; y en Su Palabra revelada, Él nunca nos ha pedido que creamos en eso”. Roy F. Cottrell, RH, 6 de Julio de 1869.


    La inexplicable Trinidad que hace de la Divinidad tres en uno y uno en tres, es suficientemente mala; pero aquel ultra Unitarianismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. ¿Le dijo Dios a un inferior, ‘hagamos al hombre a nuestra imagen’?”. James White, RH, 29 de Noviembre de 1877. [Observe que James White fue cuidadoso al mencionar que Cristo no era inferior al Padre].

    J. N. Loughborough:
    En respuesta a la pregunta Qué serias objeciones tiene a la doctrina de la Trinidad? Hay muchas objeciones que podríamos argüir, pero a causa del limitado espacio las reduciremos a las tres siguientes1) Es contraria al sentido común 2) Es contraria a la Escritura 3) Es de origen Pagano y basada en fábulas...El Capítulo 17 de Juan es solo suficiente para refutar la doctrina de la Trinidad (Review and Herald, Vol. 18, p. 184, párrafo 1-11,- 5 de Noviembre, 1861)


    R. F. Cottrell:
    Que una persona son tres personas, y que tres personas son solo una persona, esta es la doctrina la cual decimos como contraria a la razón y el sentido común (R&H, julio 6, 1869).



    J. N. Andrews
    La doctrina de la Trinidad la cual fue establecida en la iglesia por el concilio de Nicea en el 325 DC...Esta doctrina destruye la personalidad de Dios, y de su Hijo Jesucristo nuestro Señor. La medida de la infamia por la cual esto fue forzado sobre la iglesia y que aparece sobre las páginas de la historia eclesiástica puede ser una fuente que cause que cada creyente en esta doctrina se avergüence (Review and Herald, Vol. 6, N 24, p. 185, 6 de Marzo de 1855

    J. N. Loughborough:
    En respuesta a la pregunta Qué serias objeciones tiene a la doctrina de la Trinidad? Hay muchas objeciones que podríamos argüir, pero a causa del limitado espacio las reduciremos a las tres siguientes1) Es contraria al sentido común 2) Es contraria a la Escritura 3) Es de origen Pagano y basada en fábulas...El Capítulo 17 de Juan es solo suficiente para refutar la doctrina de la Trinidad (Review and Herald, Vol. 18, p. 184, párrafo 1-11,- 5 de Noviembre, 1861)


    R. F. Cottrell:
    Que una persona son tres personas, y que tres personas son solo una persona, esta es la doctrina la cual decimos como contraria a la razón y el sentido común (R&H, julio 6, 1869).



    J. N. Andrews
    La doctrina de la Trinidad la cual fue establecida en la iglesia por el concilio de Nicea en el 325 DC...Esta doctrina destruye la personalidad de Dios, y de su Hijo Jesucristo nuestro Señor. La medida de la infamia por la cual esto fue forzado sobre la iglesia y que aparece sobre las páginas de la historia eclesiástica puede ser una fuente que cause que cada creyente en esta doctrina se avergüence (Review and Herald, Vol. 6, N 24, p. 185, 6 de Marzo de 1855


    Como puede notarse ellos no se opusieron a la trinidad bíblica tal como la entiende la iglesia y como está consignada en los escritos de Ellen White, ellos se opusieron a la idea de que hay una sola persona que se manifiesta de tres formas y que esa persona es Jesús y que no hay Padre ni Espíritu Santo como dos personas independientes sino que son manifestaciones de esa sola persona que es Jesús como el único Dios, concepto que era enseñado por algunos teólogos católicos y que hoy es aceptada por los pentecostales.

     
    Evidencias trinitarias de antes de 1990:


    Entre 1898 y 1900, la
    Review and Herald imprimió tres artículos de “The King’s Messenger”, que transmitían claras enseñanzas trinitarias. El primero apareció en la Review and Herald del 20 de septiembre de 1898 [
    AR 20-9-1898 Portada], y se titulaba “El Dios-hombre” [The God-man]. Allí se dice: “El Dios-hombre es Emanuel, Dios con nosotros; Dios con nosotros en la persona y la presencia del Espíritu Santo”. Aquí el Espíritu Santo es una persona divina.

    El segundo artículo, que apareció en la
    Adventist Review del 16 de enero de 1900 [
    AR 16-1-1900 - Portada], en el artículo titulado “La tercera persona” [AR 16-1-1900 - Página 3], censuraba el hecho de que los cristianos adoran al Padre y al Hijo, pero “no le dan el lugar de poder y de autoridad a su representante, el bendito Espíritu Santo”. El pronombre personal “he” es utilizado en todo el artículo para referirse al Espíritu Santo, en contraste con el pronombre impersonal “it”.

    El tercer artículo apareció en la
    Adventist Review del 3 de abril de 1900 [
    AR 3-4-1900 - Portada] y es una prueba todavía más evidente del cambio que se había empezado a producir en la Iglesia Adventista con respecto a la doctrina de la trinidad. Se haba que el Espíritu Santo es “uno con el Padre y el Hijo y es enviado por ellos” [AR 3-4-1900- Página 2]. También se menciona que es una persona distinta, “pero siempre en conexión con Cristo”. Finalmente, el artículo aconseja al lector: “Amado, deja que él [el Espíritu Santo] te muestre cuán sorprendentemente hermosas son las personas estrechamente unidas de nuestro Dios triuno, manifestadas por la presencia personal del Espíritu Santo”.
    Aquí se muestra claramente la creencia en un “Dios triuno”, en el que el Espíritu Santo es aceptado como una persona y miembro de la Deidad.

     
    En 1930, los líderes africanos solicitaron a la Asociación General que se incluyera en el  year  book  o  libro  del  año


    En 1931 se publicó una declaración de las "Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día" que contenía veintidós puntos. Fue preparada, a pedido del Comité de la Conferencia General, por un panel de cuatro personas que incluía al presidente de la Conferencia General, C. H. Watson, y al editor de la Review and Herald, F. M. Wilcox


    Esta declaración, que comenzaba diciendo "los adventistas del séptimo día tienen ciertas creencias cuyos rasgos principales … pueden ser resumidos de la manera siguiente", fue publicada anualmente en el Yearbook desde ese año y, por voto del Comité Ejecutivo de la Conferencia General,

    En 1931, la iglesia había revisado y publicado 22 Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día. Las creencias fundamentales dos y tres incluían afirmaciones sobre la Trinidad y la plena deidad de Cristo,


    Yearbook (anuario adventista) una declaración acerca de las creencias adventistas. “Esta declaración–decían ellos– ayudaría a los oficiales del Gobierno y otras personas a comprender mejor nuestra obra”.  Entonces se escogió una comisión de cuatro miembros para elaborar esta declaración. La comisión produjo 22 puntos de creencias, que en 1931 fueron impresos en el Yearbook.
    La tercera y la cuarta creencias fundamentales establecen lo siguiente:
    “Que la Divinidad, o Trinidad, consiste en el Padre Eterno, un Ser personal, espiritual, omnipotente, omnipresente, omnisciente, infinito en sabiduría y amor; el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, a través de quien todas las cosas fueron creadas y a través de quien la salvación de multitudes redimidas será cumplida; el Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, el gran poder regenerador en la obra de redención (S. Mat. 28:19). “Que Jesucristo es completamente Dios, y es de la misma naturaleza y esencia que el Padre Eterno. Aun reteniendo su naturaleza divina, tomó sobre sí la naturaleza de la familia humana, vivió en la tierra como hombre, mostró en su vida, como nuestro Ejemplo, los principios de la justicia, probó su relación con Dios por medio de muchos milagros poderosos, murió en la cruz por nuestros pecados, resucitó de la muerte y ascendió al Padre, donde vive para interceder por nosotros” (Juan 1:1, 14; Heb. 2:9-18; 8:1, 2; 4:14-16; 7:25)”.10 Estas declaraciones expresaban la doctrina bíblica de la Trinidad. Cristo es descripto como Dios, existente por sí mismo y eterno; y el Espíritu Santo es identificado como la tercera persona de la Deidad.



    Pero no fue sino bien entrada la década de 1940 cuando continuaron los debates dentro de la iglesia sobre la deidad de Cristo.

    Para la década de 1950, la iglesia pudo decir que sería reconocida como una denominación verdaderamente trinitaria.

    Antes de la asamblea de 1980, en Dallas, la Asociación General envió a las divisiones mundiales una propuesta de declaración, que contenía 27 creencias fundamentales. Durante la asamblea, una versión revisada, que incorporaba muchas sugerencias realizadas por el campo mundial, fue analizada y votada como una expresión de las creencias
    fundamentales adventistas del séptimo día. La segunda creencia establece lo siguiente: “Hay un solo Dios, que es una unidad de tres personas coeternas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y omnipresente. Es infinito y escapa a la comprensión humana; no obstante, se lo puede conocer mediante su propia revelación que ha efectuado de sí mismo. Es eternamente digno de reverencia, adoración y servicio por parte de toda la creación”.
     
    Acerca del Hijo, incluye la frase “Aunque es verdaderamente Dios, sempiterno, también llegó a ser verdaderamente hombre”.



    Ellen White y la trinidad:




    La creencia número 5, titulada “Dios el Espíritu Santo”, comienza con la sentencia: “Dios el Espíritu Santo estuvo activo con el Padre y el Hijo en ocasión de la creación, la encarnación y la redención”.13 Así, la declaración de creencias, votada en 1980, apoya la doctrina de la Trinidad.
    Elena de White enseñó que en Cristo “hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.
     
    Eso solo podría ser verdadero si él es Dios en el sentido más elevado, y no derivara su existencia del Padre. Acerca del Espíritu Santo, ella instó a los estudiantes del Colegio Avondale, en 1899: “Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos”.25 (evangelismo 447)
     
     
     
    En el contexto de la crisis de Kellogg, en 1905, escribió una advertencia a los obreros del área médica, endosando la doctrina de
    la Trinidad: “El Padre es toda la plenitud de la Divinidad corporalmente, y es invisible para los ojos mortales. El Hijo es toda la  plenitud de la Divinidad manifestada. [...]El Consolador, que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes –el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo”.

    Solo alguien que creía en esta doctrina podría hablar de “tres personas vivientes en el trío celestial”. Los antitrinitarianos no usarían este lenguaje. Es más: sus declaraciones causaron sorpresa en muchas personas. M. L. Andreasen relata: “Recuerdo cuán atónitos nos quedamos cuando
     
     
     
     
     
    El Deseado de todas las gentes fue publicado, pues contenía algunas cosas que no podíamos creer. Entre otras cosas, estaba la doctrina de la Trinidad, que no era generalmente aceptada por los adventistas de entonces”. Citado en RusselHolt, “The Doctrine of the Trinity in the Seventh-day Adventist Denomination” (Andrews University, 1969), p. 20.


    El Deseado de todas las Gentes


    El concepto errado que muchos tenían sobre Jesús y la enseñanza de que el era el único Dios y que no había Padre ni Espíritu Santo, y las influencias erradas que desmeritaban su divinidad fueron esclarecidas en la iglesia y sus pioneros con la publicación de este libro porque en el se aclararon aspectos muy importantes.

    a)Jesús no era cualquier ser humano, era el Hijo de Dios}

    b)No existía solamente Jesús como el único ser que se manifestaba de tres maneras, había un Padre y un Espíritu Santo además

    c)Ella afirmó que el Espíritu Santo es una persona, al mencionarlo como "la tercera persona de la Divinidad”, concepto que ampliaría en posteriores escritos


    A partir de que Elena escribiera estas declaraciones, hubo un cambio de parecer en cuanto a la Trinidad, aceptando que existen tres Personas divinas que coexisten eternamente como un solo Dios.



    El salto vino con la publicación del artículo de Elena de White titulado “Cristo, el dador de la vida”, en el periódico
     Signs of the Times [Señales de los tiempos], en 1897,4 y del libro El Deseado de todas las gentes, en 1898. En el artículo, luego de citar Juan 10:18 (“Nadie me la quita [la vida], sino que yo de mí mismo la pongo”), declara: “En Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”.5 En El Deseado de todas las gentes, cita la ocasión en que Jesús les responde a los judíos, conforme a Juan 8:58: “De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy”, y comenta: “Cayó el silencio sobre la vasta concurrencia. El nombre de Dios, dado a Moisés para expresar la presencia eterna, había sido reclamado como suyo por este Rabino galileo. Se había proclamado a sí mismo como el que tenía existencia propia, el que había sido  prometido a Israel, ‘cuya procedencia es de antiguo tiempo, desde los días de la eternidad
     
    ¿cuál es la fuente de esta sentencia de la página 625 de
    El Deseado de todas las gentes, ella escribe que “el pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad, que iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino” (p. 625). Así es como el texto se ha leído desde su primera publicación en 1898.


    El Deseado de todas las gentes? La encontramos en una carta que Elena de White le dirigió a “Mis hermanos en Norteamérica” [My Brethren in America], fechada el 6 de febrero de 1896. Ella escribió: “El mal se había estado acumulando durante siglos, y solo podía ser reprimido y resistido mediante el vigoroso poder del Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, que vendría no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino”.5 Esta carta fue copiada y enviada desde Australia a los líderes de la iglesia en Battle Creek, donde el presidente de la Asociación General, O. A. Olsen, la publicó al siguiente año en un panfleto que circuló entre líderes y ministros de la iglesia (Special Testimonies, N° 10, pp. 25-33). Esta publicación de ese tiempo provee otra evidencia –más allá de la obvia fecha de copyright– de que este pasaje de El Deseado de todas las gentes está tal cual se pudo leer en su primera publicación de 1898.
     



    Pocas páginas después, repite la declaración de que “en Cristo hay vida original, que no proviene ni deriva de otra”. Estas afirmaciones describen a Cristo como Dios en  el más alto sentido. No deriva del Padre, ni
    La divinidad fue algo que no poseyera y que le fuera conferida. Es autoexistente, igual que el Padre en todos los aspectos. “Era igual a Dios, infinito y omnipotente... Es el Hijo eterno y existente por sí mismo”.

    Declaraciones selectas


    "existen tres personas vivientes en el Trió celestial" bible teacher 01/03/1906



    ""el pecado solamente podía ser resistido y vencido a través de la poderosa agencia de la tercera persona de la divinidad (el Espíritu) el cual vendría no en una energía modificada sino que en la plenitud del poder divino. review and herald 19/05/1904



    "El determino dar a su representante(el Espíritu) la Tercera Persona de la divinidad" signs of the times 01/12/1889

    "cuando usted abiertamente renuncia al pecado y a Satanás, los tres Grandes Poderes del cielo se comprometen a ayudarlo para que usted sea un vencedor" signs of the times 12/o2/1902

    "los tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo signs of the times 11/03/1903


    "manténganse donde los Tres Grandes poderes del Cielo, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo puedan ser vuestra eficiencia" signs of the times 10/05/1905

    "en la gran obra de conclusión nos encontraremos con peligros con los cuales no sabremos cómo lidiar, pero no nos olvidemos que los Tres Grandes poderes del cielo" están trabajando" revew and herald 05/05/1903

    "El hecho de que haya sido bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo es una seguridad de que asi usted pide su ayuda, estos poderes le ayudaran en cada emergencia. 6T 99

    "el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están comprometidos a cooperar con los santificados instrumentos humanos" review and herald 17/05/1906

    "la divinidad estaba conmovida de piedad por la raza y el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo se dieron a Si mismos para llevar a cabo el plan de la redención" review and herald 02/05/1912


    Conclusión:

    Algunos  pioneros  del  adventismo  al  venir  de otras  iglesias  traían sus  pre-conceptos  sobre  la  trinidad   y otros  criticaron  el  trinitarismo  que  habla  de un ser manifestado  de tres maneras  distintas,  pero  después  de  la  publicación del libro  Deseado de Todas  las Gentes  y  de las  revelaciones divinas  a  Ellen White la  iglesia estableció como  una de  sus  doctrinas  la  doctrina  de la  Trinidad  desde  1913   y  la confirmó  en 1931  y  hoy  hace  parte  de nuestras  doctrinas  principales,  fundadas  en la  Biblia
     



    Temas de adoración
    Temas sobre la trinidad
    Respuesta a apostatas
  • Reformistas
  • Profecías.com
  • Verdadasd
  •  


    LuX Design, visit Netmeter

    => ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=