Contacta a deneto

  • Escribeme aquí
  • mensajes de esperanza y vida

    ¿Misas y flores por los muertos?

    ¿Misas y flores  por los muertos?

     

    Es tradición casi a nivel mundial  que  en fechas  como:  el  día  de los muertos o difuntos,  el día del fallecimiento o  cumpleaños de una  persona y  en algunas  otras  fechas  las  personas van a los cementerios  a llevar  flores  sobre  la tumba del ser  querido o a  ofrecerles  una  misa

    Esta tradición, de colocar flores sobre las tumbas,  se  remonta a  la edad media,  pero  su origen  llega a tiempos  antiguos cuando al no tener como embalsamar  a los fallecidos, las familias y allegados colocaban flores  sobre  los muertos y  quemaban incienso  para  alejar  el  mal  olor causado por la  descomposición  hasta  la hora del  sepelio.

    La  práctica  de ofrecer misa por los muertos se  remonta a la edad  media. La intercesión  por los muertos se  remonta  a inicios del siglo III, pero  es  entre los siglos  IV y V  cuando se  inicia  el ofrecimiento de  misas por  los muertos  con  la  supuesta  ayuda de  salir  del  purgatorio  para  pasar  al  paraíso o cielo.  Supuestamente su paso en el  purgatorio dependía de las  buenas obras y  ofrendas ofrecidas  por los familiares  vivos. Pero en realidad  detrás de todo  esto había un negocio de ganancias  del sistema católico.

    La  práctica  de  ofrecer  una  misa o visitar  la  tumba de un ser querido y  llevar  flores sobre  su tumba  aparentemente  parece algo inocente  y  hasta sentimental que  alguien se acuerde  de  ese  ser que  un día se fue y que dejó  un profundo vacio  en el  corazón. Pero  debemos  preguntarnos:

    ¿Qué enseña la Biblia  sobre el estado de los muertos?

    ¿Ese  ser querido fallecido verá y olerá el  costoso  ramo de flores que le  llevamos?

    ¿Llevaran al cielo  a los  seres queridos por los que ofrezcamos misas?

    ¿Qué doctrina pagana aceptamos al llevar flores a un fallecido u ofrecerle una  misa?

    ¿Debemos  mostrar  nuestro amor en vida o  después de fallecidos?

    Estas interesantes  preguntas  nos ayudan a aclarar  y a entender lo que en realidad enseña la Biblia sobre si debemos o no llevar  flores  sobre la tumba  de los fallecidos o si vale la pena  ofrecerles misas.

    La Biblia  dice 

    Ecl 9:5, 6,10  “Porque los que viven saben que han de morir;  pero los muertos nada saben, ni tienen más paga;  porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya;  y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol… Todo lo que te viniere a la mano para hacer,  hazlo según tus fuerzas;  porque en el Seol,  adonde vas,  no hay obra,  ni trabajo,  ni ciencia,  ni sabiduría”

     

    La  Biblia  dice  claramente que  los  muertos  nada  saben y  que nunca  más  tendrán parte  en lo que se  hace debajo del sol,  es  decir  que  ellos  no  tienen más  parte con los vivos. 

    No hay un solo texto que  diga  que los  muertos  van al cielo o  a un supuesto purgatorio, esa  doctrina tiene  sus orígenes en diferentes pueblos  paganos,  pero  principalmente  en el  zoroastrismo. Ni Jesús  ni los apóstoles ni ninguno  de los profetas enseñaron  tal cosa.  El  llevar  flores a las tumbas  y  ofrecerles misas no  garantiza que esa  persona se vaya a salvar.  La única oportunidad  para  elegir nuestro destino  es aquí  en esta  tierra  y mientras  tengamos  vida “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27)

    Jesús  al hablar  sobre la muerte  expresó que  ella  es como  un sueño.

    Juan 11:11 .14 “Dicho esto,  les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme;  mas voy para despertarle. Dijeron entonces sus discípulos: Señor,  si duerme,  sanará. Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro;  y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto”


    Jesús  comparó la muerte con  el  sueño.  Cuando  una persona duerme  puede hacerlo durante  6, 8 o más  horas  y  no siente que haya  pasado todo ese lapso de  tiempo. Así es la  con el  estado  de la  muerte.  Las  personas no sienten  ni saben  lo  que  sucede  a su  alrededor hasta  que despierta.  Los muertos  no saben ni sienten  todo  lo que  sucede a su alrededor  hasta  el día  cuando Jesús  venga por segunda  vez a resucitarle:

    1Ts 4:13-16 

    “Tampoco queremos,  hermanos,  que ignoréis acerca de los que duermen,  para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.

    Porque si creemos que Jesús murió y resucitó,  así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.

    Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos,  que habremos quedado hasta la venida del Señor,  no precederemos a los que durmieron.

    Porque el Señor mismo con voz de mando,  con voz de arcángel,  y con trompeta de Dios,  descenderá del cielo;  y los muertos en Cristo resucitarán primero”

     

    De acuerdo a los  que la  Biblia dice los  muertos no saben, ni  sienten  ni ven que les  llevamos flores. No  saben y nunca sabrán si  en sus  tumbas  colocamos las  flores  más baratas del  mercado  o el ramo  de flores  más  costoso de la  floristería  y muchos menos  que  ofrecimos  una  misa en cada  uno de sus  cumpleaños  o día  de  su  fallecimiento.

    No hay un solo texto  bíblico que  diga  que nuestras ofrendas  o misas ofrecidas van a salvar  del purgatorio  o puente del pago a nuestros seres  queridos fallecidos. Dice  la Biblia  “y el polvo vuelva a la tierra,  como era,  y el espíritu ( del hebreo ruaj: aliento o soplo) vuelva a Dios que lo dio”(Ecle 12:7)  Nuestra  salvación y la de nuestros  seres  queridos depende estrictamente  de lo que  hagamos en vida.

    Cuando  un cristiano lleva  flores a la tumba de un ser  querido u  ofrece misas por  su  salvación en realidad  está dando la espalda  a lo que  dice la Biblia.  Cuando la serpiente  se  acercó  a Eva  y la engañó hasta  hacerla  caer en pecado, una de  sus  mentiras  fue “No moriréis”(Gen 3:4).  Uno  de los  más  grandes  engaños de Satanás  es  hacer creer a la  humanidad  la  doctrina  de la inmortalidad del  alma. Algunos  piensan  que  después  de la muerte  hay  vida. Unos  dicen que los muertos van al cielo o al purgatorio o  al infierno o  que  le siguen procesos de reencarnación.  Pero  los  muertos no  siguen teniendo vida  en ninguno de  dichos lugares ni  siguen teniendo procesos de  reencarnación. (Recordemos  que los términos  seol (hebreo)  y Hades (griego) significan tumba  o  sepulcro. Mientras que  Gehena (griego) traducido como  infierno  se  refería al basurero del sur oeste de  Jerusalén ubicado en el valle de Hinom).

    La  doctrina  de la inmortalidad del alma o creer  que  hay  vida más allá  de la muerte   es  y ha  sido  uno de los engaños más  grandes  de Satanás, pero la Biblia claramente  expresa cual es el real estado de los  muertos. No tiene  ningún  valor salvífico llevar flores a a la  tumba  de un ser  querido  y  mucho  menos  ofrecer  misa  a favor  de  ellos. Nuestro  amor  y  estima debemos expresarlos en vida porque después  de muertos es  demasiado tarde. Ni de nuestro llanto se enteraran

     

    Referencias:

    Biblia Reina Valera 1960

    Diccionario  bíblico Strong

     

     

     

     



    Temas de adoración
    Temas sobre la trinidad
    Respuesta a apostatas
  • Reformistas
  • Profecías.com
  • Verdadasd
  •  


    LuX Design, visit Netmeter

    => ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=