Contacta a deneto

  • Escribeme aquí
  • mensajes de esperanza y vida

    A la diestra de Dios





    A la diestra de Dios.

    Dice las Sagradas Escrituras, que Esteban poco antes de morir apedreado, alzó su vista al cielo y vio a Jesús a la diestra del Padre.
    Hechos 7:55,56
    7:55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, 
    7:56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. 
     
    El texto no dice que Esteban vio a Jesús en lugar santísimo del santuario celestial. El texto dice que le vio a la diestra de Dios.
    En los textos de Hebreos 1:3 y 10:12 se presenta     Jesús sentado a la diestra de la majestad, pero aquí en Hechos la forma correcta en los escritos griegos  y que presenta  la Biblia de Jerusalén es: “Vio la gloria de Dios y a Jesús de pie a la diestra de Dios”
    Esteban no le ve sentado en el trono y tampoco le ve en el lugar santísimo, dice la Biblia que le vio en pie a la diestra de Dios a diferencia de algunos otros textos del Nuevo Testamento donde se le ve sentado.
     
    El apóstol Juan después de la ascensión de  Jesús, ve el trono de Dios y allí ve a Jesús como un cordero inmolado, pero tampoco le ve sentado, le ve de pie para tomar el libro de la derecha del Padre.
    Apoc 5:6,7 “Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 
    Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono”
     
    La le pregunta sería ¿En qué lugar le ve?
    El apóstol describe en Apocalipsis que delante del trono de Dios se hallaban siete candeleros.
    “…Y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, los cuales son los siete espíritus de Dios” (Apoc 4:5)
     Recordemos que los candeleros eran uno de los muebles del santuario y se hallaba en el lugar santo. En el santuario del desierto solo se construyó uno, pero en el templo de salomón habían   diez(Éxodo 25:31-40; 1 Reyes 7:49).
    El apóstol además menciona que vio delante del trono de Dios el altar del incienso.
     “Otro ángel vino entonces se paró ante el altar con un incensario de oro y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de los santos sobre el altar de oro que estaba delante del trono” (Apoc 8:3
    Recordemos que este mueble que se halla delante del trono de Dios  también se hallaba en el lugar santo y no en el lugar  santísimo.
    Esteban dice que vio a Jesús en el cielo a la diestra de Dios. Pero el apóstol Juan en apocalipsis complementa diciendo que vio una puerta abierta en el cielo(Apoc 4:1) y vio el trono   de Dios(Ap. 4:2,3) Juan además destaca que delante del trono de Dios vio dos muebles del santuario: el candelero y el altar del incienso.    Pero si vamos al santuario entonces podemos darnos cuenta que estos muebles no eran parte del lugar santísimo, sino del lugar santo. Lo que indica que  cuando Jesús ascendió no fue al lugar santísimo sino al lugar santo.
     
    Otro aspecto que debemos destacar es que Juan recibe las visiones de apocalipsis 4-10 y las describe viendo las escenas en el cielo y las presenta como el lugar santo.   Pero cuando ve el lugar santísimo no se limita a decir que fue en el cielo, destaca o agrega  que fue en el templo del cielo: “ Y el templo de Dios fue abierto en el cielo y el arca de su pacto se veía en su templo… “(Apoc 11:19).
    Recordemos que el arca del pacto estaba ubicada en el lugar santísimo y que era un lugar muy especial   en el santuario porque allí se manifestaba la presencia de Dios.
     Juan está destacando que el lugar santísimo ocupaba un lugar especial en el cielo y señala que es el templo del cielo.
    Eso indica que cuando Juan ve a Jesús lo ve en el cielo y describe el lugar con los muebles del lugar santo, pero posteriormente cuando ve el lugar santísimo lo describe como el templo del cielo.
     
    “Sentado a la diestra de Dios”
    Hebreos 1:3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas
    Hebreos 10:12  pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.
     
    El autor de hebreos se  basa en el escrito del salmo 110:1 “Jehová dijo a mi Señor, siéntate  a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”
    El término hebreo utilizado en este pasaje es “yamín”   que significa lado derecho, bien sea mano, ojo, brazo, etc.
    En el Nuevo Testamento se utiliza la palabra dexiós, mano derecha, lado derecho, diestra.
     
    Cuando dicha expresión  se utiliza en las Escrituras no es para señalar que Jesús entró al lugar santísimo, ese no es el contexto  en ninguno de los textos donde se menciona y como ya vimos anteriormente al entrar al cielo Juan le ve en el lugar santo.
    Esta expresión tampoco indica que Jesús entró al reino de los cielos y se sentó a descansar. Dicha expresión  señala “lado de preferencia” o “privilegiado” y está indicando que Cristo ocupa el lugar de máximo honor en todo el universo.
    Diestra indica el lugar de honor y autoridad que ocupa Jesús.
    Efesios 1:2.-23 “La cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, 
    sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; 
    y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, 
    la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”.
     
    1Corintios 15:24-28 “Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 
    Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.
    Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. 
    Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. 
    Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos”.
     
    Esta misma idea es la que expresa el salmo 110 de donde fue tomada la expresión por el apóstol  autor de Hebreos
    Salmos 110:1- “Jehová dijo a mi Señor:
    Siéntate a mi diestra,
    Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
    Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder;
    Domina en medio de tus enemigos.
    Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder,
    En la hermosura de la santidad.
    Desde el seno de la aurora
    Tienes tú el rocío de tu juventud.
    Juró Jehová, y no se arrepentirá:
    Tú eres sacerdote para siempre
    Según el orden de Melquisedec.
    El Señor está a tu diestra;
    Quebrantará a los reyes en el día de su ira.
    Juzgará entre las naciones,
    Las llenará de cadáveres;
    Quebrantará las cabezas en muchas tierras.
    Del arroyo beberá en el camino,
    Por lo cual levantará la cabeza“.
     
    Cuando se utiliza  la expresión “sentado a la diestra” no es para señalar que Jesús entró al lugar santísimo, se utiliza para señalar el lugar de privilegio, honor, autoridad y   preferencia que ocupa Jesús al lado del Padre.




    Comentario Biblico Advenrtista

    Diccionario  biblico


    Temas de adoración
    Temas sobre la trinidad
    Respuesta a apostatas
  • Reformistas
  • Profecías.com
  • Verdadasd
  •  


    LuX Design, visit Netmeter

    => ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=